lunes, 12 de enero de 2009

Muchos cocineros estropean el cocido.



Este verano en la fiestas de Estella, un conocido mío y su cuñado se llevaron el premio al mejor ajoarriero.

Se sabían bien la receta, pues ya la habían hecho varia veces, utilizaron toda su maña, los mejores ingredientes, el conocimiento de anteriores experiencias y lo hicieron lo mejor posible.

El resultado el primer premio, una agradable mañana entre fogones y una enorme satisfacción por el deber cumplido.

Se planificaron, se organizaron, se aplicaron y obtuvieron un buen plato, aunque a nadie le amarga un dulce, yo se, además que cuando estaban cocinando no les movía el premio, ni salir en la foto, ni ser mejor que los demás, sino el placer de hacer algo que fuera agradable, que estuviera sabroso y el hacerlo juntos y con un buen vaso de vino de la tierra en la mano.

¿Qué hubiera pasado si antes de empezar les cambian el sitio? Y donde tenían el agua ahora tienen otra cosa, y no saben donde han dejado los trapos y ahora vuelve que el bacalao te lo has dejado allí...un desastre, desubicados y desorientados.


Si además de repente aparecen por allí otros de Estella:


−Oye que venimos a cocinar con vosotros.

−Ah! Bueno...bien, mira es un concurso de ajoarriero, vete pelando los ajos que voy enjuagando el bacalao.

−No mira, es que ahora vienen otros tres de la cuadrilla y uno escribe libros de cocina os va a decir lo que cocinar.

−Pero hombre, aquí ya hemos estado más veces y es un concurso de bacalao y además de una forma determinada. Tenemos los ingredientes justo para eso y no para otra cosa.

−Ya, claro, pero es que queremos hacer un soufle, venimos de Francia y allí lo preparan muy bien, y con los ingredientes que hay en Navarra nos tiene que salir mejor. Sí, eso queremos hacer un souflé de bacalao.

−Ah, pero vosotros cocináis...

−No pero nos hemos fijao mucho en el viaje a Francia. Es que nos ha llevao a ver unas sociedades de Francia uno de San Sebastian, que está muy viajao y nos ha enseñado lo que es la cocina de verdad. De hecho es uno de los que van a venir, y es el que presentará el plato al jurado,que tiene muchas tablas.

Luego además vienen otros dos que traen unos ingredientes de su casa...

−Pero es que lo ingredientes ya están, los pone la organización y no se pueden poner otros a riesgo de que te descalifiquen.

− Mira que sois estiráos, igual pensáis que vais a hacer algo sin nosotros, mira tú...


Pues nada, al final un horror, un mal royo y el plato, un desastre.

No les pasó, menos mal y ganaron el primer premio además de muchas loas de todos sus conocidos. Si les hubiera pasado, lo más seguro, conociendo a mi amigo, es que les dijera:


−Mira, nosotros tenemos preparado todo para el ajoarriero, lo mejor es que os apuntéis por vuestra cuenta y presentéis vuestro soufle que igual es una muy agradable sorpresa, pero mejor no metamos mano todos en nuestro guiso, no sea que al final no salgan bien ni el uno ni el otro.


¿Verdad Ratatouille?

2 comentarios:

Herodoto dijo...

Sutil. Muy sutil. Siempre hay quien se empeña en joder el guisado con tal de meter mano en caldo ajeno...

Luis Buil dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.