lunes, 19 de enero de 2009

KARATE








El día 8 de enero, saltaba a la palestra la muerte en su domicilio del que era actual presidente de la federación española de Karate.

El fallecimiento, está rodeado de extrañas circunstancias. Por un lado en algún medio se afirma que podía deberse a una embólia, pero en otro que murío apuñalado y con diferentes cortes en los brazos... en fin sea lo que sea, siempre se lamenta la muerte inesperada de alguién.

La cuestión es que me llamó profundamente la atención la noticia, por el cargo que detentaba esta persona: presidente de la federación española de karate, si hubiera sido un empresario, político o cualquier otra cosa no me hubiera impactado.

Esta noticia hizo que me acordara de cuando yo hacía karate.

Además mis peques, el pasado lunes hicieron una primera clase, en un gimnasio cercano a mi casa. Fue una clase de prueba para ver si les gustaba.

Les gustó así que este fin de semana les hemos comprado los karateguis y el lunes asistirán ya de manera reglada a clase.



Curiosamente su profesor se llama Goyo y cuando lo conocí me llevé una muy grata sorpresa, es un venerable cincuentón de barba blanca y trato afable. De hecho Santiago cuando salió del gimnasio me dijo que se parecía al abuelo de Teruel, jajaja, es verdad, se da un aire.

Espero que la práctica de esta disciplina les de tantas alegrías, buenos ratos y satisfacciones como lo hizo conmigo y si puede ser hasta mejor.

Es una disciplina que he compartido con mis amigos, mi familia, que me mantenían en forma, me dio seguridad en mí mismo, me hizo conocer otras personas.

Ya hace tiempo que no practico, aunque sigo lanzado muchas veces "la patada voladora de Chuck Norris", bueno y hace unos años volví a hacer algo de Full Contact y la verdad no estaba oxidado.
Ahora acudo a clases de esgrima histórica, no voy con la asiduidad ni la disciplina que debería, pero menos es nada.


La verdad es que cuando practicas diferentes disciplinas te das cuenta que cambian cosas, pero las bases son muy similares, la tensión del combate, las distancias...













Esta fotografía corresponde a la primera competición a la que acudí, tenía 16 años, fue en L'Eliana, un pueblecito de Valencia, me quedé segundo, no está mal para un cinturón amarillo.












En ésta estoy con mi hermano Rafa y mi novia Maite, ahora mi mujer. La foto aunque es posterior a la de la competición en L'Eliana, también tiene ya sus añitos, debe de ser del 92 o por ahí.
En esta con un estupendo grupo que formamos en el desaparecido gimnasio Gran Vía, ahora es un supermercado de chinos en la calle Marcial, ¡qué pena!

Con Carlos Machín y Manolo Ara.




Para terminar una frase del maestro Gichin Funakoshi:

"Lo que aprendas por habérselo oído decir a otro, lo olvidarás fácilmente. Lo que aprendas con tu propio cuerpo, lo recordarás toda tu vida".

1 comentario:

Oscar Rodriguez dijo...

guau que tiempos he revivido, en el gimnasio que tantas alegrias me dio con roberto, Sonia su hermana , manolo ,Juan ,Machin ,he buscado informacion tanto en facebook como por la red pero hay muy poquito, un saludo y gracias por las fotos que tiempossss