miércoles, 25 de marzo de 2009

CUCARACHAS



Hay bichos, bichejos, malos bichos, cucarachas y cucarachinas.
Vidas que están muy por debajo, en cualquier parámetro, de lo que es una persona.
Lo curioso es que a veces nos encontramos con cucarachas con aspecto humano. Pero es sólo eso, el aspecto, su interior y sus acciones asquean como lo que son, apestosas, asquerosas y bulgares cucarachas.
Las cucarachas se esconden en sus agujeros y cuando huelen chicha y se creen seguras, con nocturnidad y alevosía, entonces salen e infectan lo que tocan con sus asquerosas patas. Se alimentan de lo que dejan los demás, de las sobras, de los desperdicios. Son resistentes, se reproducen con rapidez y son capaces de crear colonias en cuanto encuentran la más mínimas condiciones.
Son embaucadoras, metirosas, retorcidas y traidoras, al menos con las que yo he hablado.
Con las cucarachas sólo hay dos cosas que hacer, o aplastarlas y que desparremen su verde y baboso interior o pasar de ellas como especie inferior y asquerosa.
Honor y lealtad cucaracha.

4 comentarios:

Lacedemonia dijo...

Pero qué va, hombre.
Las cucarachas son tan asquerosas porque en cualquier momento, en pleno verano, puedes ver una correteando por tu cocina y metiéndose bajo la nevera. O te aparece bajando por una pared y colándose por el desagüe de la terraza.
Es lo jodido que tienen las cucarachas de verdad, que te invaden tu casa y vas con cara de asco detrás de ellas soltándoles medio litro de insecticida porque no quieres manchar el parqué con sus tripas desparramadas tras un pisotón.
La cucaracha esa de la que tú hablas sólo corretea dentro de su agujero, donde tú no puedes ahogarla en insecticida. Ojalá fueran así todas las cucarachas.
Menuda preocupación.

Herodoto dijo...

Pues sí, Jesús, Cucarachas. Putas y despreciables cucarachas. Cucarachas que contaminan cuanto tocan. Y cucarachas que encima presumen de serlo... Con honor y lealtad.

Putas CUCARACHAS

JESUS FIDELIS dijo...

Parece que la cucaracha se siente segura. Se siente ganadora.
Ha intoxicado y conspirado, como ya es habitual en él y ahora, sintiendose apoyado, saca su bilis.
Pues que te aproveche cucaracha, sigue con tu porquería.

Herodoto dijo...

Por cierto: en cierto foro donde cierta descomunal cucaracha ha tratado nuevamente de verter su ponzoña le han dicho con todas las letras que se largue o que se meta la lengua donde le quepa. Hay insectos que no aprenden nunca dónde está su lugar.