jueves, 4 de diciembre de 2008

"SER Y NO PARECER"



Existe un lema de las unidades de operaciones especiales del ejército de Perú, éste es: "SER Y NO PARECER".
Es un lema que se puede encontrar en boca de pensadores de todas las épocas, formulado de otra manera, pero con el mismo mensaje. El lema a priori simple, pero que está lleno de contenido.
Parece que en nuestra sociedad se ha instaurado lo contrario, es más importante parecer que ser. Vales según aparentas.
Esta es la máxima que algunos siguen. Proyectan una imágen que parece una cosa, pero en realidad son algo bien distinto y vuelcan todo su esfuerzo no en ser, sino en parecer.
Transmiten una imágen de "buen rollito", cuando son los culpables de los malos rollos que les rodean. Se les llena la boca de adjetivos grandilocuentes, y se conducen de una manera completamente contraria.
Realmente este esfuerzo de parecer algo que no se es, al final pasa factura y se les ve el plumero a la primera de cambio.
Cuando ésto pasa, las escusas y justificaciones son múltiples, siempre orientadas a culpar a los demás de su incoherencia, se erigen en víctimas de sus mentiras y parece que son los perjudicados de su falsedad.
Manejan la teoría de la conspiración contra su persona, para explicar, a los que quieran escucharles, el motivo de ese fraude de su realidad, venden una imágen que no se corresponde con sus acciones y mucho menos con sus intenciones, siempre retorcidas, interesadas y manipuladoras.
En la historia de los cuentos y de las fábulas se ha señalado estas figuras como los "lobos con piel de cordero".
¡Cuanto daño es capaz de causar un lobo en un rebaño al que se aproxima revestido de cordero!... pero claro eso dura una vez, dos, tres a los sumo, después debe de cambiar de rebaño, pues una vez ha actuado y ha despedazado a su víctima, los cadáveres y despojos que le rodean le dejan en evidencia, ya puede luego balar, brincar o pacer, que la sangre goteándole por los belfos ya no engaña a nadie, es un lobo despiadado.
Así que de rebaño en rebaño va buscando su alimento el lobo, no puede parar pues tiene que alimentar su ego, ego que no tiene medida, cada vez necesita más y más víctimas.
La bestia sin embargo va aprendiendo y cada vez se reviste con una piel de cordero más suave, suaviza su voz, sus ademanes se hacen más delicados y cuando llega al nuevo rebaño y le preguntan porqué abandonó el anterior, explica que el resto de las obejitas eran malas con él, pobrecito. ¡Qué digo malas! Eran prepotentes, altaneras, imposible convivir con ellas, de hecho merecerían que llegara un lobo y las devorara, lobo que por supuesto no es él, pobre víctima de un boicot del rebaño anterior.
Está clara la figura del acerbo popular sobre el "SER Y NO PARECER".
Mucho más se podría hablar de este lema, para otro día.

2 comentarios:

Lacedemonia dijo...

La horma del zapato de esos *****lobos con piel de cordero se encuentra en otro emblema militar, esta vez de una unidad española del Ejército del Aire. Se trata de un amenazador gato que muestra sus colmillos y se enseñorea del fuselaje de los cazas del Ala 12. Su leyenda es "No le busques tres pies".

JESUS FIDELIS dijo...

Conozco el emblema, pensaba que me ibas a nombrar el de "Quien ose, paga", del Ala 35.